diumenge, 4 de desembre de 2011

Calafell, “duro de pelar” (I)

El Ayuntamiento de Calafell, con los datos del 2010, es el municipio mejor preparado para afrontar los retos de la crisis de entre los municipios similares por población de la Provincia de Tarragona. Eso es lo que se desprende de los datos que avanza el Ministerio de Economía y Hacienda respecto a la liquidación de presupuestos de las Entidades Locales. Hemos comparado los municipios de la provincia de Tarragona entre 20.000 y 50.000 habitantes (Amposta, Calafell, Cambrils, Tortosa, Valls, El Vendrell, Vila-Seca y Salou) en la tabla superior y sacamos las siguientes conclusiones.

Este calificativo lo define el índice de rigidez de su gasto público (el cociente entre los gastos de personal y financieros, y el total del gasto corriente). En el caso de Calafell és el más bajo de los municipios de su categoría, con 0’38. El más alto es Amposta, con 0’53. Eso también ocurría en el 2009 y significa que, “delante de posibles situaciones adversas en qué sea necesaria una contención del gasto, el Ayuntamiento de Calafell dispondría - de entrada – de más margen a corto plazo para asumirla”, afirma la empresa auditora Faura-Casas, en un estudio hecho para el anterior Consistorio, en abril del 2011. También se encuentra mejor posicionado que la media de los municipios españoles, en qué el 46% de su gasto se considera rígido.

Se da el caso de que, Calafell, es el municipio de su tamaño en que el gasto de personal del Ayuntamiento supone sólo el 35,26% del gasto corriente. Esa cifra es la más baja de todos los municipios de igual tamaño de la provincia. Amposta es el municipio con mayor porcentaje, en que el 51,69% de su gasto corriente se destina a pagar al personal, seguido de Valls, Salou, Tortosa y Cambrils.

El gasto financiero que suponen los intereses bancarios, en el caso de Calafell, es sólo del 2’93% del gasto corriente. En esta comparativa, Calafell, se sitúa en segundo lugar, tras El Vendrell. Cabe decir que, al gasto financiero, habría que sumarle el capital amortizado para saber la carga financiera que soporta cada Ayuntamiento.

Por tanto, Calafell, puede hacer frente a la difícil situación económica de una forma más "holgada" que el resto de municipios de Tarragona con población similar. Además, el bajo porcentaje del gasto destinado a personal, hace que el esfuerzo deba centrarse en replantear la calidad o la necesidad de mantener los servicios no obligatorios, y no en la reducción de personal, en caso de ser necesario para hacer frente a la crisis.

Cap comentari:

Publica un comentari