dimarts, 8 de juliol de 2014

¿Quién sabe dónde?


Tendremos que llamar a Paco Lobatón para saber ¿Quién sabe dónde... está la concejal del PP, Olga Elvira? No se la ve por ninguna parte, ni sus propios compañeros de partido saben cómo contactar con ella. ¿Tendrá línea directa con el alcalde? Parece que tampoco. Todo el mundo puede cogerse unas vacaciones para desconectar del todo, pero que lo haga la concejal de turismo de Calafell en pleno verano... ¡es imperdonable! Y más, perdiendo el contacto con los miembros de su grupo municipal, su concejalía y su equipo de gobierno. Pero, tranquilos. Olivella no pedirá ninguna explicación ni le pedirá su dimisión. Ya lo hizo con el anterior concejal de deportes que, con el tiempo, dejó el cargo, afortunadamente. Entonces... ¿A quién debemos pedir explicaciones por los incidentes que ha provocado el Carnaval de verano? Y, sobretodo, ¿Con qué autoridad se puede replantear un Carnaval que se haría después de las elecciones? Pediremos explicaciones en el próximo pleno.

2 comentaris:

  1. Olga es un ser superior, su reino ya no es de este mundo.

    La pasta que cobra sí.

    ResponSuprimeix
  2. Seguramente tampoco importa dónde, pero sí que no está donde debería.

    Se imaginan un heladero que se marche de vacaciones en pleno periodo estival, o que cierre en diciembre una estación de esquí para darse un descanso.

    Pues viene a ser lo mismo, da igual donde se halla ido, no está en su puesto, ni haciendo el trabajo por el que cobra.
    Si esto lo hiciera en cualquier empresa, le ponían de patitas en la calle sin contemplaciones ni preguntarle dónde estaba ni lo que hacia.

    Que hacen poco y mal, es cosa sabida, pero ni siquiera se molestan en disimularlo.

    En todo caso, hay que reconocer la coherencia del equipo y en particular de la Sra. Elvira, llegó sin saber explicar lo de la política transpersonal y se marchará sin tener idea. Bueno, algo que prometió, sí ha cumplido "otra forma de hacer política", ha elevado su práctica a la categoría de disparate.

    En cuanto al resto, a falta de proyectos, han ido entreteniéndose con sus chapuzas, parches y pegotes, a ver si despistaban al personal, haciendo oídos sordos a las reclamaciones de lo hecho, pero sobre todo, de los dejado por hacer.

    Un saludo.

    ResponSuprimeix