dilluns, 30 de juny de 2014

Más historias del Plan de Movilidad de Segur


La segunda fase de implantación del Plan de Movilidad de Segur ha traído nuevos problemas a los vecinos del núcleo, sobretodo en la parte alta del mismo, donde se ha implantado. Los vecinos no han sido informados como sucedió en la primera fase, al menos la docena de personas con las que hemos hablado decían no saber nada del Plan ni haber recibido ninguna carta informativa al respecto. El ayuntamiento promete haberles convocado a reuniones de participación, a las que ha asistido poquísimos vecinos. Pero, la realidad es muy diferente. Nadie parece haber recibido tal convocatoria, por lo que la comunicación del ayuntamiento con los vecinos ha sido nefasta. De esta manera, la participación ciudadana en la segunda etapa ha sido escasa.


En la calle Canadá, la anchura del carril de paso es inferior a los tres metros que debería de tener. Eso dificulta el paso de vehículos pesados, como el camión de la basura, vehículos todoterreno y/o furgonetas.


Hay puntos donde la anchura es de 2'80 metros. Incluso, si los vehículos estacionados son grandes o están ligeramente separados de los bordillos de las aceras, esa anchura de paso disminuye. En algunos casos, los vehículos pesados deben subirse a la acera para pasar, provocando el deterioro de las mismas, precisamente lo contrario de lo que se pretende evitar.


En la misma calle, en algunos tramos, la presencia de arbolado dificulta el paso de los vehículos por ese carril estrecho de paso. Las ramas de los árboles invaden la zona de paso, provocando peligros de colisión a los vehículos que circulan.


En otro punto, en la esquina entre la calle Estados Unidos y Guayanas, el camión de la basura no pudo evitar el bordillo para hacer en giro en dos calles de elevada pendiente, salvando los coches que estaban aparcados en el otro lado de la calle.


Eso provocó que la rueda posterior rompiera la acera e hiciera saltar unos trozos de panot dentro de la finca del vecino. Afortunadamente, el suceso ocurrió a las nueve de la mañana y no provocó ningún incidente grave, pero podía haber sido todo lo contrario de haber pasado un rato más tarde. Como se ve, en esa esquina, además, algunos vehículos siguen aparcando sobre el paso de cebra recién pintado.


En la calle Turquía, la anchura de paso es aun inferior. Como se ve, en la foto inferior, la anchura es de 2'72 metros. Eso provoca lo mismo que en la calle Canadá, invasión de la acera de los vehículos pesados y la consiguiente rotura de la misma.



Los arbustos que hay sobre la acera, estrechan aun más, si cabe, el carril de circulación de la calle Turquía.


En la calle Atlántico hay doble sentido de circulación, ya que se trata de una calle sin salida. Sorprendentemente, los contenedores de basura están en el carril de circulación y el camión de la basura debe de circular marcha atrás y hacer una maniobra extraña para cargar las bolsas.



En la calle Palestina volvemos a ver la pérdida de amplitud del carril de circulación, puesto que las ramas de los árboles invaden la calzada. Son diversos los árboles que invaden el carril de paso de vehículos y provocan extrañas maniobras y peligro.



En la calle Inglaterra, el giro hacia la derecha se complica por la estrechez de paso de la calle, puesto que algunos vehículos aparcan en la curva y dejan libre de paso una anchura escasa.


Pero, encima, el aparcamiento se va a pintar al otro lado de la calle, en la parte derecha de la curva, cosa que hará imposible el paso y el giro de vehículos pesados en esa curva cerrada.



Otro ejemplo de problemas de movilidad es la calle Lituania, de doble sentido de circulación y que termina en cul de sac. Los vehículos siguen aparcando sobre las aceras, dado los problemas que provoca la doble circulación de vehículos y los escasos espacios para cruzarse que disponen los vecinos que circulan por la calle.

Cap comentari:

Publica un comentari