dimecres, 18 de gener de 2012

¿CUANDO EMPIEZA EL NUEVO MERCADO?


El alcalde de Calafell, Joan Olivella, aseguró que el nuevo mercado municipal empezaría en el mes de octubre. Ya estamos en el mes de enero y no hay ni rastro de obras del mercado, excepto de las vallas que cierran el recinto. Suponemos que empezará. Esta es una de las tantas cosas que tenía sobre la mesa el actual gobierno y se están demorando en exceso, fruto de su inoperancia e inactividad.

El nuevo Mercado Municipal se adjudicó, a principios de año, a AMC5 y Mercadona. Se firmó el contrato, justo después de las elecciones municipales, puesto que hubo dificultades con unos avales por parte de las empresas adjudicatarias que se resolvieron satisfactoriamente. Acto seguido, Olivella anunció que tiraría atrás tal adjudicación, modificando el proyecto. Pero, una vez reunidos con las empresas, el gobierno se dio cuenta que no podían echarse atrás, pues deberían indemnizar. Ahí ya se puso de manifiesto su inexperiencia y su poca profesionalidad y seriedad como políticos.

El nuevo Mercado tenía una planta sótano de aparcamiento, con un centenar de plazas, una planta baja en la que superfície y mercado compartían accesos y espacio (con paradas que tenían acceso desde el exterior, no como el alcalde, que no sabe leer un plano, ha dicho a los paradistas del Mercado) y, en el piso superior, se construiría una biblioteca. De esta biblioteca, con ese contrato, se haría la estructura y los cerramientos, valorados en 1'5 millones de euros, de los que 0'8 estaban ya en el presupuesto. El resto, para acabar la biblioteca, teníamos intención de esperar a finales de este año para pedir la subvenión del PUOSC (Pla Únic d'Obres i Serveis de Catalunya) específico de bibliotecas, donde se nos prometió, por parte del Servei Català de Biblioteques, que nos darían el 50% del importe total de las obras. Por tanto, teníamos muy bien encarada la construcción de ese equipamiento. Es ese Servei Català de Biblioteques que viene pidiendo, reiteradamente, a diversos Consistorios que hagan el esfuerzo por construir ese equipamiento ya obligatorio para una población como Calafell. Se necesita una biblioteca, por nuestra población, de 2.400 metros cuadrados. Ahora, la actual, tiene 400.

Para que nadie dijera que habían incumplido su promesa, se le ocurrió, a Olivella, un Megamix. Dejamos de hacer la biblioteca y, con ese dinero, derribamos el actual mercado y hacemos unas pistas de bàsket. ¡Menuda iluminación! Resulta que el dinero que debería servir para construir un equipamiento, lo iban a usar para destruir uno existente. ¡Es penoso! Pusimos el grito en el cielo, presentando una moción en el pleno, pidiendo que no se derribara el actual mercado y, en todo caso, se destinara ese dinero a darle otro uso, una vez trasladado el mercado actual al nuevo, rehabilitando el edificio existente.

Conscientes de haber metido, de nuevo, la gamba, Olivella corrige y nos pide que dejemos encima de la mesa la moción. No estuvimos deacuerdo, pero nos propusieron una transacción, consistente en crear una comisión que estudiara un uso definitivo a ese edificio, que aceptamos. La posición del gobierno era la de no dar marcha atrás. Afortunadamente, no quisimos bloquearnos en nuestra propuesta porque nuestro objetivo era que se aprovechara ese edificio como nuevo equipamiento. Aún esperamos que se reuna tal comisión.

En nuestra moción proponíamos que ese edificio se acondicionara para albergar distintos usos sociales, culturales y de promoción turística (el baile de los domingos del pabellón Joan Ortoll, el Parc Nadalenc, el Rock-a-Billy, el Tunning,...) o fuera un espacio polivalente, incluso para deportes como el basket, el hockey o el futbol sala, que no tienen ya suficiente espacio. Ahí está, aún, la propuesta sobre la mesa. Estamos abiertos a cualquier otro uso, pero en contra de despilfarrar el dinero derribando equipamientos necesarios y que pueden solucionar problemas actuales de espacio para algunas actividades.

Es por eso, que denunciamos el incumplimiento de esa promesa y esperamos que no se demore más la construcción de este equipamiento tan necesario. ¡Almenos, que no nos engañen más!

7 comentaris:

  1. I el nen que hi ha de regidor d'obres? Perque el veig a moltes fotos pero encara no se sap res d'ell, pel que es veu tambe li sobra temps

    ResponSuprimeix
  2. El equipo de gobierno prefiere derrumbar el mercat y hacer una pista de basket antes que hacer una biblioteca, que según comentáis toca por población de 2.400 metros cuadrados. Increíble. El alcalde titella que por cierto es profesor lo único que ha demostrado a dia de hoy es que es un inmaduro e inculto,por decir algo suave... Y lo demuestra cada dia desmontando y tirando por tierra todo aquello que es bueno para su pueblo. Que priorice un campo de basket a una biblioteca, demuestra que esta pensando en el futuro de los niños.... Que asco de alcalde !

    ResponSuprimeix
  3. M'agrada aquest alcalde, quina manera de fer favors als de fóra i en canvi no ajuda als seus regidors. Pensava que el regidor d'Urbanisme al ser jove i a més amb la família experta en política, faria quelcom més que sortir a la foto, però veig com s'esvaeix darrere un alcalde que el porta a vendre en qualssevol plaça. En la presentació del Pla de Barris, el va deixar en evidència només parlant l'alcalde que acaparava tot el protagonisme. Per aixó no val la pena que hi sigui, i si és una pena que gent que semblava que faria les coses amb ganes es vegin "xuclats" i no siguin capaç de donar un cop de timó i dir : aquesta és la meva àrea!! Llàstima tant jove i amb poca perspectiva de futur, l'alcalde ja s'en carrega de no promocionar-lo. De fóra vindran i de casa et treuran !!!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Devia de ser un espectacle escoltar a Olivella parlant d'un projecte tant complexe. Què va dir, que era "molt maco i molt important" pel poble? No m'ho imagino anant més enllà amb els seus coneixements tant escassos en el tema. Els de la Generalitat devien d'estar ben avorrits.

      Suprimeix
  4. Para los que les gusta el basket, seguro que les encanta la idea, para los lectores, la biblioteca. Es muy difícil que llueva a gusto de todos, pero vosotros estais ahí para poner la puntilla y.....

    ResponSuprimeix
  5. Y rizando el rizo incluso podríamos decir que en la cancha puede leerse y jugar con la pelota, cosa que no puede hacerse a la inversa, por tanto, puede concluirse que es más útil una cancha multiusos con unos banquitos de reposo y lectura, que una biblioteca.
    Uff, que decisión tan dificil.

    Un saludo.

    J. Navarro

    ResponSuprimeix
  6. Tinc una sèrie de preguntes sobre el mercat, Sr. alcalde. Estem al febrer, i encara no es mou res. Em podria respondre el següent?

    - Què passa amb les obres del Mercadona?
    - Sembla que l'equip municipal tingués interés en que les obres no es portin a terme. És que hi ha interessos ocults que no sabem?
    - Quina diferència hi ha entre Calafell i municipis propers com Vilanova, El Vendrell, Cubelles o Sitges, que ja tenen el seu Mercadona?

    Sr. alcalde, crec que al seu partit i al PP els hi venen molt gran el govern municipal de Calafell, i els ciutadans no ens ho mereixem.

    ResponSuprimeix