dilluns, 22 d’agost de 2016

Las nuevas fiestas continúan siendo un éxito

Tras la nueva fiesta mayor de Calafell, ha llegado la de Segur. Y con ella se ha mantenido el éxito de la renovación del modelo festivo. Habrá que mejorar detalles el próximo año, pero el modelo está aquí para quedarse.

Era un cambio arriesgado, pero que ha salido muy bien. Sólo fallaron los feriantes en el Poble, y no por voluntad del Ayuntamiento, sino porque no quisieron aceptar un cambio de ubicación. Del resto nos sentimos razonablemente satisfechos y no porque sea nuestro parecer, sino porque los comentarios que nos llegan son muy positivos.

Hemos programado muchísimas actividades para los más pequeños. La programación de verbenas y las orquestas ha recibido el parabién general. Y muy especialmente en Segur los cambios han tenido una excelente acogida: recuperar la fiesta en el mes de agosto ha resultado un acierto, así como programar bailes los fines de semana. Era otra prueba de fuego, porque los cambios eran todavía más radicales, y se ha saldado con nota alta.

Pero también en el núcleo antiguo, donde tanto ruido ha querido hacerse, las fiestas han tenido un efecto extraordinario. Ha quedado demostrado que es posible llenarlo de vida con nuevas actividades. También se ha hecho patente que hay que mirar por la mayoría, no por una minoría por muy respetable que sea.

Sin embargo, lo más importante es que hemos cubierto uno de los principales compromisos con que nos presentamos a las elecciones: revisar las programaciones culturales, festivas y turísticas para dar a Calafell actividad todo el año, y tanto para residentes como para visitantes. Y sobre todo, cambiar lo que nunca cambiaba en nuestro municipio es posible. Sólo se necesita un poco de valentía y decisión.

Cap comentari:

Publica un comentari