dimecres, 3 d’abril de 2013

Falta de flexibilidad política


El pasado día 28 de febrero se celebró en Calafell un pleno ordinario en el que se demostró, una vez más, que algunos miembros del equipo de gobierno adolecen de respeto y de flexibilidad política. Hay algo que me gustaría dejar claro, y es que la oposición también ha sido elegida democráticamente en las urnas y representa a un colectivo de ciudadanos, de la misma manera que lo hace el equipo de gobierno. Las responsabilidades son distintas entre oposición y gobierno, sí, pero igual de lícitas. A unos y a otros nos legitima de igual manera la constitución como documento base de nuestro sistema democrático.

La principal diferencia entre gobierno y oposición es que los primeros tienen la responsabilidad de proponer y de ejecutar proyectos en favor del pueblo, mientras que los segundos tienen la obligación de fiscalizar las actuaciones del gobierno. Esto que parece tan sencillo de entender parece ser que el gobierno aún no lo ha asimilado. Como oposición, tenemos el deber de intervenir todas aquellas acciones del equipo de gobierno si creemos que hay una justificación, claro está. Actuar así, no tiene nada que ver con atentar contra la vida privada de nadie. No se trata de frivolizar con los problemas personales de cada uno, por ahí no va la actuación de la oposición. Pretender desviar nuestras intervenciones hacia el terreno personal muestra una falta de flexibilidad política grave. Quien no entienda que encajar críticas forma parte de sus atribuciones como representante del gobierno quizás debería plantearse el dejar la silla y dedicarse a otro menester.

También es verdad que el  hecho de formar parte del gobierno no legitima a actuar gratuitamente y a tratar de cualquier manera a un compañero de la oposición, menos aún a los ciudadanos. En el pleno municipal del mes de marzo, el gobierno nos acusó de oportunistas por darles trabajo en el apartado de ruegos y preguntas. Vuelvo a recordar que se trata de nuestra obligación. O es que pretenden una legislatura con un vacío político en los plenos? No estaremos callados durante 4 años. Con todo el respeto hacia la política y hacia las personas desempeñaremos nuestras obligaciones, siempre. Esa es la labor que se nos ha encomendado y, educadamente, continuaremos haciéndola.

A pesar de que se nos pretende colgar el San Benito de poner trabas y incitar a la confusión, ayer, la oposición tuvo que soportar insultos directos y descalificativos. Incluso se dijo que no merecíamos estar sentados en la mesa de plenos al lado del gobierno. Hablar de esa manera muestra una falta de consideración y un problema serio de actitud por parte de quien lo dijo. Todos los representantes políticos tenemos la obligación de demostrar no solo talante y elegancia al actuar, sino también algo tan básico como es una actitud de tolerancia y de respeto.

En el terreno de la política, entre posición y gobierno también existe la igualdad de oportunidades y yo la reivindico. El gobierno no debe utilizar la fuerza y la imposición para legitimarse, eso ya pasó durante más de 4o años en nuestro país y así nos fue. Esa sí que fue una fatídica herencia que nuestro pueblo sufrió y recibió. No volvamos atrás que no merece la pena. La obligación de los políticos es buscar soluciones a los problemas de los ciudadanos, no ejercer el poder y el abuso pretendiendo dignificarse en el cargo. Seamos inteligentes y miremos hacia delante. Está claro que otra forma de hacer política es posible.

Cap comentari:

Publica un comentari